Gente

MARTA: UNA MAMÁ ESPAÑOLA EN BULGARIA

Mamá española en Bulgaria es un blog que sigo con mucho placer. Por detrás está una chica de España que vive en Bulgaria, es madre de dos y comparte sus experiencias en nuestro país, muchas veces comparando la realidad aquí con la de Barcelona. A pesar de que escribe en español, su blog está ganando cada vez más seguidores de Bulgaria, cosa que la sorprende. La razón quizá está en la posibilidad tan divertida que nos ofrece Marta de vernos bajo otro punto de vista, de reírnos a las cosas cotidianas con las que estamos tan acostumbrados que no nos damos cuenta lo raro que pueden resultar para alguien de fuera. Y no nos olvidemos que Marta escribe a menudo sobre las cosas que le gustan Bulgaria y que la motivan quedarse aquí.

Pues vamos a ver, ¿quién es Marta?

123

1/ Hola Marta, sé que eres de Barcelona. Cuéntame algo más de tu vida allí  ¿a qué te dedicabas?

Daba clases de inglés a españoles, y clases de español a extranjeros, pero cuando me fui acababa de terminar la carrera y ya estaba embarazada de la mayor, así que realmente no tuve mucho tiempo para dedicarme a la enseñanza antes de venir a Bulgaria.

2/ Los sitios de la ciudad en los que te gustaba estar a solas son….

Mi parte favorita de Barcelona es el centro, sobre todo Plaza Cataluña y las Ramblas, y también las callejuelas del barrio Gótico. ¡Puedo pasear por ahí durante horas!

3/ ¿Los sitios de Barcelona que uno no se puede perder?

Además de los que ya he mencionado, el mercado de la Boqueria, la Sagrada Família, la Casa Batlló, el MNAC, el Parque Güell, Cosmo Caixa, La Pedrera…

4/ ¿Qué es lo que más echas de menos de Barcelona y de España en general?

Echo de menos el clima mediterráneo, tan suave y agradable.  Aquí en Bulgaria en primavera, verano y otoño estoy bien, ¡pero paso mucho frío en invierno!54

5/ ¿Cómo acabaste en Bulgaria?

Fácil, ¡conocí a un búlgaro! Había que elegir uno de los dos países y nos decantamos por Bulgaria. La verdad es que la gente a mi alrededor no daba crédito, porque nadie sabía nada de este país ni de los búlgaros, y me miraban con incredulidad, como si hubiera dicho que me iba a Kenia a criar leones.

6/ En tu blog cuentas muchas historias y cosas que te sorprenden en nuestro país, y que cada vez leo con mucho interés, pero intenta resumir aquí las cosas de Bulgaria y de los búlgaros que para ti resultan más raras.

Al principio me sorprendió la costumbre búlgara de asentir y negar al revés que el resto del mundo, y confieso que incluso ahora, después de siete años, sigo haciendolo a la española y esto a veces da lugar a malos entendidos.

También me parece raro consumir el yogur salado, porque yo siempre lo he comido como postre dulce. O llevar zapatillas dentro de casa, aunque esta costumbre es de las que más me gustan y ahora en España soy incapaz de ir con zapatos en casa de mis padres.

Entre las tradiciones antiguas, me extrañan dos especialmente: colgar las esquelas por la calle y escupir (o hacer el gesto) para desear buena suerte.  De todos modos ya me he acostumbrado a ver las esquelas, y si alguna anciana hace ademán de escupirme ya no me parece tan raro.

7/ Lo que menos de gusta es….

El frío entre octubre y marzo. Cuando empieza el invierno, Sofía se oscurece y parece que el sol desaparece porque no hay luz ni calor. Hay una extraña luz blanquecina que ilumina poco pero deslumbra, y el cielo parece estar siempre gris. Para mi, acostumbrada a los inviernos barceloneses, algo húmedos pero suaves y soleados,  los inviernos búlgaros son bastante duros. Imagino que ya me acostumbraré.

8/ Lo que más te gusta de Bulgaria es….

Me gusta lo bien que acogen los búlgaros a los extranjeros y la paciencia que tienen cuando me equivoco en algo o me expreso de forma incorrecta. Me corrijen los errores, me ayudan con lo que no entiendo y responden a mis preguntas sobre la cultura nacional sin problemas. Normalmente valoran mucho que un extranjero se tome la molestia de aprender búlgaro.

Por otro lado, también me gusta la comida búlgara, especialmente la banitsa, ¡me vuelve loca! Podría comerla mañana, tarde y noche. Incluso la echo de menos cuando viajo a España.

67

9/ ¿Qué fiestas búlgaras celebrais en tu casa?

La Navidad, la Pascua, Baba Marta, Nochevieja y Año Nuevo…  En general, lo que celebra la familia de mi marido. Mi hija aprende muchas tradiciones búlgaras en el colegio, hace survachkas, martenitsas y lo que corresponda para cada celebración, y aprovecho para ir aprendiendo todos los detalles que ella me enseña.8

10/ Dices en tu blog que los búlgaros somos muy abiertos a los niños y cuentas una experiencia tuya de un gruñon español en el avión y el contraste con la reacción de los búlgaros cuando ven niños en las calles de Sofía. Sabes que yo tengo absolutamente la misma historia pero es al revés: el gruñon en el avión ha sido búlgaro y luego quedé sorprendida de lo amable que han sido los catalanes conmigo y con la niña. ¿A qué crees que se debe eso?

No se puede generalizar, claro que hay búlgaros gruñones, pero en estos años la impresión que tengo es que en Bulgaria los niños son apreciados y bienvenidos. Cuando voy por la calle con mis hijos casi siempre hay alguien que les dice algo agradable, y la gente nos abre las puertas o nos cede el paso. En Barcelona a menudo parece que los niños molestan por el simple hecho de ser niños.

11/ Yo estoy enamorada de Sofía, me siento superbien en la ciudadla veo cada día más interesante, pero desde que tengo la niña reconozco que pienso cómo sería si salimos a vivir fuera del país. Me pasa más a menudo cuando tengo contacto con el sistema sanitario, el educativo o la infraestructura. Y cuando cojo un taxi tengo casi siempre me entran ganas de emigrar J ¿Tú cómo te adaptas a esa realidad?

Conozco muchos búlgaros que planean emigrar al Oeste en cuanto puedan, y me entristece pensar que Bulgaria se va despoblando cada vez más, y va perdiendo a sus jóvenes. Los que se van formarán sus familias en el extranjero, y los que se quedan tienen pocos hijos porque no se pueden permitir tener más, así que Bulgaria envejece, y eso es una pena. No sé cómo puede un país salir adelante sin los jóvenes.

España es un destino habitual para los búlgaros que se van, pero ahí las cosas tampoco están bien, y los jóvenes también emigran. Yo misma tengo tres hermanos en el extranjero.10

12/ ¿Volverías a España?

No creo;  vinimos a Bulgaria porque mis suegros no tienen a nadie más, y si nos fueramos se quedarían solos porque no tienen más hijos. Mis padres ya tienen otros cinco hijos para hacerles compañía y ayudar si hace falta.

13/ ¿Cómo ves tu vida en 5 años?

Sabiendo más búlgaro que ahora, tal vez con menos acento, más integrada en Bulgaria y probablemente con más canas en la cabeza. Por lo demás espero que no cambien muchas cosas, porque estoy satisfecha con mi vida tal como es ahora mismo.1112

10Х

 

 

 

 

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply